“Su salud no aguanta la rudeza de una cárcel”: temen por la vida de Vasco Da Costa tras ser trasladado a Ramo Verde

Foto: Cortesía

Miami 03-07-2020 Los familiares del preso político Vasco Da Costa temen por su salud luego de que fuera trasladado del Hospital Militar en Caracas, donde fue recluido tras una mordedura de una rata, a la cárcel militar de Ramo Verde en Los Teques, donde ha estado privado de libertad desde el 2018.

La medida fue realizada el 2 de julio sin el conocimiento de los familiares. “No fue solo que no le dijeron a sus familiares, sino que nadie en el área de procesados militares del hospital Dr. Carlos Arvelo sabía. Ellos llegaron con la orden y se lo llevaron, así de simple”, denunció Ana María Da Costa, hermana del preso político, en entrevista con Venezuela Awareness.

“Ayer (miércoles) le llevé la comida y las medicinas. Hablé con él y con el teniente y nadie me dijo nada. En la mañana (del jueves) un custodio se apiadó de Vasco, me llamó y me dijo que mi hermano estaba siendo trasladado. A él se lo llevan pese a tener una medida de libertad”.

El preso político llegó al centro de salud para militares el 10 de octubre de 2019 con una celulitis severa en la pierna “casi gangrenada” tras la mordedura de una rata en la celda de castigo “el Tigrito” del Centro Nacional de Procesados Militares de Ramo Verde, lo que le produjo una infección que derivó en una celulitis por la falta de atención médica.

“Se tuvo que hablar ante la Corte Marcial para que lo trasladaran porque ya estaba, como dice la doctora Cabrera, en peligro de muerte”.

El 17 de octubre de 2019 le otorgan una medida humanitaria de libertad plena debido a que se encontraba en los protocolos de cáncer, esto por un carcinoma en el ojo izquierdo que se le fue extirpado, seguido de las quimioterapias a las que ha sido sometido. Igualmente, se recuperaba de la celulitis.

“Vasco está siendo secuestrado por la Corte Marcial que no quiere ejecutar su liberación”, aseveró Da Costa.

Torturado en el Hospital Militar

El preso político fue sometido a tratos crueles. Estuvo esposado a la cama en medio de una corriente de aire y con una luz que le reflejaba en la cara, impidiéndole el sueño. Esto fue a raíz de la evasión del sargento mayor de tercera Darwin Malaguera.

“El sargento se fuga y en vez de hacer una investigación a los custodios, ellos no hicieron nada y de las siete personas que allí se encontraban, agarraron a los cuatro presos políticos y decidieron que debían estar esposados desde las 6:00 pm hasta las 6:00 am. Una vez les pregunté que por qué lo hacían y me dijeron que era para que los custodios pudieran dormir”, acusó Ana María. Al tiempo que manifestó que “los custodios duermen con la luz apagada y todos calientes. No se puede ser tan cruel”.

Por ello, “acuso a Nicolás Maduro, al general Edgar Rojas presidente de la Corte Marcial, al general Carlos Yanes Figueredo, al coronel Pedro Magallanes Torres director de Ramo Verde y al mayor Liseth Torres, quien estaba encargada del área de procesados militares en el Hospital Militar por someter a mi hermano a tratos crueles y también los acuso de privación ilegitima de libertad por no querer ejecutar la medida humanitaria que se le concedió en octubre de 2019”.

Da Costa reiteró que teme por Vasco. El hombre de 61 años padece de diabetes, de hipertensión, continúa con los protocolos del cáncer y tuvo una celulitis. “Si lo vuelven a trasladar a “el Tigrito” y lo vuelve a morder una rata, se puede morir. No se si él pueda aguantar la insalubridad de Ramo Verde. Lo duro de la vida allí; poca comida, cargar agua. No se si vaya a aguantar”.

Texto: Cbetzimar

Este artículo pertenece a Venezuela Awareness. Se permite su reproducción total o parcial siempre que se haga mención a Venezuela Awareness